NFL

Super Bowl 50 signo de mercadotecnia #SB50

Gostkowski

El fallo del punto extra de Stephen Gostkowski fue clave en la derrota de los Patriotas

Un mariscal de campo veterano en contra de un joven en plena cumbre de su carrera será lo que veremos el próximo 7 de Febrero en San Francisco, California en el #SB50.

Nunca como ahora, cuando llegan al Super Bowl 50 los dos equipos que terminaron como los “uno” en cada División, Denver y Carolina, superando a los “dos”, Nueva Inglaterra y Arizona, se cumple el viejo adagio de la NFL que dice:

“Los Pateadores ganan partidos, la defensiva gana campeonatos…

¿Y la ofensiva?.. ellos venden Los boletos”.

La defensiva de Denver, encabezados por su línea ofensiva, aplastó desde la mismísima primera serie de la ofensiva de los Patriotas con todo y Tom Brady al que nunca le permitieron meter su juego, lo mismo hizo la defensiva de Carolina, que nunca permitió a Arizona desarrollar su trabajo, exhibiendo a su quarterback Carson Palmer, que termina por salir con la cabeza agachada, dos balones perdidos, cuatro intercepciones, esos muchos pases fallados no son solo producto de una mala tarde de Palmer, sino de una gran actuación de los defensivos de Carolina…

Los pateadores ganan partidos

Los Patriotas presumen y con mucha razón, de contar con el mejor pateador de la liga, Stephen Gostkowski, que hasta este partido ante Denver por el título de la Conferencia Americana, llevaba acumulados ¡502! intentos de punto extra sin fallar.

Esta temporada hizo 52 de 52 intentos, solo que cuando llega “ESE” punto es precisamente cuando los Patriotas anotaron su primer touchdown del partido para alcanzar a los Broncos a siete puntos en el marcador.

El intento que falla Gostkowski deja a su equipo en desventaja 7-6, la falla se hace mayúscula cuando con 17 segundos por jugar los Patriotas anotan para acercarse a dos puntos de Denver, lo que los obliga a buscar la jugada de los dos puntos para empatar el juego, de no haber fallado ese intento, el juego se hubiera empatado con un punto extra que hasta ayer era para Stephen Gostkowski algo así como comerse unos “peanuts”.

Las defensivas ganan títulos

La personalidad y leyenda de Peyton Manning es de tal magnitud que se lleva casi todos los reflectores que iluminan a los Broncos, dejando a los demás unos cuantos foquitos.

La defensiva de los Broncos debería ser sin duda la que se llevara la mayor parte del crédito por esta histórica victoria ante los Patriotas, al mantener durante todo el partido una superioridad avasalladora a la Línea ofensiva encargada de proteger a su aún tremendo quarterback Tom Brady.

Al mariscal de los Patriotas le impidieron jugar cómodo, teniendo que soltar el balón unas décimas de segundo más rápido de lo acostumbrado y si tomamos en cuenta que además los profundos de los Broncos mantuvieron a raya a las dos primeras opciones en los blancos de Brady, Ron Gronkowsky y Julian Edelman, que al estar así de cubiertos obligaban a Brady a buscar alternativas en otros receptores o lanzarles pases muy comprometidos, no hubo forma de sacudirse esa presión sofocante ante la superioridad de la línea defensiva de Denver.

Esa línea que se dio el lujo de capturar a Brady en cuatro ocasiones, los números de la ofensiva de Broncos son “números promedio”, la actuación sobresaliente es la de toda la defensiva a la que merecía que Manning y sus ofensivos sacaran en hombros .

Peyton vende los boletos, Newton los que sobran

Con la combinación poco popular Denver-Carolina para este Super Bowl “L” (50), los mercadólogos se dan desde ahorita a la tarea de publicitar el que seguramente será el último partido en NFL de Peyton Manning, y sus posibilidades de alcanzar “ese” segundo anillo de Super Bowl que merece más que nadie aunque, bien visto, esto no es de merecer sino de ganar.

Del lado de enfrente aparece el mariscal  Cam Newton como la nueva estrella de firmamento de la NFL, ambos serán el eje en que gire la promoción de este Super Bowl 50 dejando a un lado allá en la sombrita, a las tremendas defensivas de Denver y Carolina que son, sin duda, las que han traído a estos dos equipos, los número uno de cada División al juego grande.

Así las cosas pues, lo dicho:

Los Pateadores ganan partidos. Las defensivas ganan títulos.

¿Y las ofensivas?… Ellos venden los boletos.

¡Nos vemos en San Francisco!

Vía Reporte Índigo.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top