Nostalgia

La vida del patito feo que aprendió a alegrar el caribe

Por: Manolo Vargas.

Cada febrero se vive diferente al del año pasado, algunos inician con un nuevo trabajo, otros con nueva pareja, la diferencia es lo que se hace para alcanzar esa meta que cada uno se propone.

El aficionado al béisbol espera cada febrero para ver el único torneo internacional entre peloteros profesionales que se realiza cada año, la Serie del Caribe (SC). Para el aficionado mexicano el béisbol nunca para, se podría decir que es febrero quien le da el inicio a las competiciones con dicho torneo.

Hasta hace 10 años, el béisbol mexicano representado por la Liga Mexicana del Pacífico (LMP), se preocupaba más por no ser el último del standing al término de este torneo que por ser un fiel contendiente al título disputado junto a República Dominicana, Puerto Rico y Venezuela.

Eran otros tiempos, las organizaciones de las Grandes Ligas les brindaban a sus jugadores la oportunidad de participar en el evento, donde sin duda estos países nativos, le tomaban mucha ventaja a México con respecto a la calidad de jugadores que llevaban y casi siempre se le relegaba a la escuadra azteca al último puesto.

Hace cinco años, inició en Mayagüez Puerto Rico, un despliegue de talento por parte del béisbol mexicano que cosecharía apenas su sexto cetro caribeño en 41 apariciones, muy por debajo de los dominicanos, puertorriqueños, venezolanos e incluso los cubanos que aunque ya no se encontraban participando tenían más títulos que los mexicanos.

La mano del manager dominicano Eddy Díaz con los Yaquis de Cd. Obregón, no sólo provocó la algarabía de los seguidores de la tribu tras haber conseguido un título de Liga y de la Serie del Caribe en ese 2011, sino un impacto en el mismo béisbol mexicano tras volver no una, sino dos ocasiones más de manera consecutiva a la Serie y volver a coronarse en ambos torneos en 2013.

El tricampeonato de Yaquis y el haber conseguido dos series generó cierto entusiasmo en la afición de toda la región del pacífico, podríamos decir que es la más fiel en cuanto a los constantes llenos de sus estadios para apoyar a sus equipos.

En 2014 Naranjeros de Hermosillo, el más conocido en SC por sus 13 participaciones, viajó a Margarita Venezuela con la finalidad de buscar por primera vez en la historia, un bicampeonato del caribe. La tarea no era fácil pues, la reincorporación de Cuba obligaría a un nuevo formato de jugar un “todos contra todos” entre los cinco países, pasando cuatro y jugar una semifinal y final.

La cantidad de partidos era la misma, sin embargo existía la posibilidad de como primer lugar quedar fuera en la misma semifinal. Los naranjeros dirigidos por un emblema de la institución, Matías Carrillo lograron alcanzar la octava corona del Caribe y separarse de Venezuela y Cuba que tenían siete. Lo más importante, se alcanzaba el tercer título en ese década, el tercero en cuatro años.

El 2015 tuvo como representativo mexicano a los Tomateros de Culiacán, mismos que en ese año despidieron como campeón de la LMP el hogar que les había dado muchas alegrías hasta ese entonces, el Estadio Gral. Ángel Flores.

De este representativo guinda dirigido por Benjamín Gil, esperaba que las aspiraciones no se quedaran en Culiacán y que fuera en San Juan Puerto Rico, donde terminaran de manera perfecta, sin embargo perdieron la final ante los Vegueros de Pinar del Río de Cuba, por lo que se tuvieron que conformar con el segundo puesto.

Este año la oportunidad de retomar el título por parte del representativo mexicano fue para los Venados de Mazatlán, un equipo que supo mezclar los elementos del plantel junto con sus refuerzos para alzarse con el triunfo ante los Tigres de Aragua de Venezuela y ser el nuevo rey del Caribe.

La nueva década para el representativo, donde hay que hacer hincapié, es un equipo que representa a la LMP y no una selección nacional, ha dado frutos en los constantes logros que ha conseguido, ya que en seis años ha logrado prácticamente la misma cantidad de títulos que en años anteriores.

La base se ha combinado entre los extranjeros que han llegado y las nuevas promesas mexicanas principalmente lanzadores como Héctor Daniel Rodríguez, Arturo López y el mismo Eddie Gamboa que en un futuro pueden ser parte de un representativo nacional, ahora se encuentran disfrutando de las mieles del éxito.

Puede que esto sea generacional, pero esto ha ayudado que no sólo los jugadores tengan más confianza a la hora de participar sino que sea la misma afición quien se convierte en figura desde las tribunas con su alegría en el evento, pasamos de ser el comodín o merced de los demás representativos al protagonista del evento más importante del Caribe.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top