Betway.mx sports banners
Congeladora

Hasta luego, Iker

La salida de Iker Casillas representa un duro golpe para el madridismo tradicional, con él se van valores de un club que se despoja de ellos sin ningún remordimiento.

Desde la era Mourinho, la situación de Casillas había sido muy complicada: aquella suplencia en el campo del Málaga, posteriormente su lesión, el fichaje de Diego López, resignarse a jugar solamente los partidos de Copa y Champions, su error en la Final de la Champions, etc. El futbol no estaba siendo justo para Iker, todo un profesional, pero tampoco podemos dejar a un lado que su nivel no era el mismo. Por todos los factores que he mencionado, Casillas perdió confianza, se le veía en su rostro desencajado. La relación con una afición confundida no le ayudó, la mitad del Bernabéu pedía su cabeza mientras que la otra mitad lo apoyaba escépticamente. Los veinticinco años defendiendo la camiseta del Real Madrid, siendo el mejor portero del mundo durante la última década no fue suficiente para darle el beneficio de la duda, el apoyo incondicional que se le debe dar a todas las figuras como él, a los símbolos de una institución escasa de ellos, influenciada por el sensacionalismo que causa el fichar a jugadores jóvenes, que venden playeras, pero pierden el piso sin el apoyo de figuras como Iker.

En su despedida del domingo, leyó una carta que decía que él sólo quería ser recordado como una buena persona, un gesto humilde para quien tiene que ser recordado como Di Stéfano, Puskas, Gento, Raúl, Zidane y entre muy pocos más: las grandes figuras del Real Madrid, donde pasarán décadas y más décadas para que vuelva a surgir un Iker Casillas.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top