Fútbol Internacional

KIEV FUE TESTIGO DE LA HAZAÑA

Tuvieron que pasar 37 años para que el equipo merengue tomara venganza de los de Anfield por aquella máxima instancia de la competición europea en la que se coronaron campeones. En esta oportunidad la suerte le sonrió a un Madrid que con la de hoy alcanzó su decimotercera orejona, la tercera de forma consecutiva.

Lo de Zidane al mando de los blancos es algo sin precedentes. El francés lleva dos años y cuatro meses como entrenador del Real Madrid y ya igualó a Carlo Ancelotti y Bob Paisley como máximos ganadores de la Champions League (3), algo que para el lapso de tiempo en el que lo consiguió, sin duda representa una gesta irrepetible.

EL PARTIDO.


El encuentro presentó un punto de inflexión, un antes y un después para el Liverpool que ocurrió al minuto 28 luego de que su máximo referente, Mohamed Salah, en un forcejeo con Sergio Ramos resultara lesionado. El egipcio probó durante un par de minutos más, pero al 30′ salió definitivamente del terreno de juego, lo cual ocasionó que Jurgen Klopp cambiara todo su esquema táctico sin obtener grandes resultados con ello, ya que luego de una primera media hora en la que su equipo fue notablemente superior, esta situación ocasionó que los de Zidane se volcaran a un ataque constante que se tradujo en el primer gol de la Casa Blanca al minuto 50.

LORIS KARIUS: PROTAGONISTA INESPERADO.


El alemán había alcanzado una regularidad notable defendiendo el arco de los de Anfield a lo largo de la presente campaña, y todo parecía indicar que al término de la misma se consolidaría como portero de elite. Sin embargo, hoy su noche fue sumamente negra… Es el responsable directo del primer y tercer gol de los blancos (Benzema y Bale respectivamente), incidencia que para mala suerte de los reds no pudo ser contrarrestada en términos ofensivos. El más incisivo en este sentido para los de Klopp indiscutiblemente fue Sadio Mané, el cual generó numerosas ocasiones de peligro y consiguió su gol al 54′.

BALE Y BENZEMA, DE NUEVO EN ESCENA.


Ambos jugadores se lanzaron un partidazo y colocan entrever un futuro cercano en el que todo parecía indicar que dejarían Madrid. Su responsabilidad directa en el título obtenido el día de hoy hizo cambiar de parecer a más de uno: El francés tuvo muchísima incidencia dentro de la generación de juego, y su ímpetu por aportar no dejó de verse ni en uno de los ochenta y ocho minutos que estuvo en cancha. Bale, por su parte, solo tocó el balón un par de veces antes de marcar un auténtico golazo de chilena luego de un centro de Marcelo. Posteriormente realizó un disparo desde muy lejos que con ayuda de Karius también terminó en el fondo de las redes del arco del Liverpool.

NO TODO ES ALEGRÍA.


La consecución de la décimo tercera orejona para los blancos en toda su historia parecía significar que nada podía estar mal al final del partido. Sin embargo, las declaraciones ofrecidas por Cristiano han puesto a temblar a todo el madridismo:

“Ha sido muy bonito jugar en el Real Madrid. Hablaré en los próximos días”.

Puede (o no) que se trate de un nuevo episodio de inconformidad en el portugués. Anteriormente se ha sentido infravalorado, en otra ocasión no estuvo cómodo con su salario… Es posible que en esta oportunidad exista un nuevo elemento que le genere molestias, el cual, como ya lo ha hecho, canaliza diciendo que se va. Del mismo modo, también hay posibilidades de que sienta que su ciclo en la Casa Blanca acabó, considerando el hecho de que ya son tres años seguidos ganando la máxima competición europea y siendo parte posiblemente del mejor club del mundo. Otros atribuyen sus palabras a que, debido a su ego característico, y al no poder marcar ningún tanto el dia de hoy, sintió la necesidad de hallar la forma de calar la atención sobre su persona. En cualquier caso, si hay algo seguro es que no estará mejor en ningún otro club, y eso es algo que debe entender. No obstante, el Real Madrid es más grande que cualquier individualidad, y si su decisión definitiva termina siendo marcharse, habrá que encontrar su recambio y continuar ganando títulos.
Lo conseguido por el equipo blanco en los últimos tres años significa sin duda una gesta imponente dentro del deporte en general que, más allá de situaciones ajenas a las del campo de juego, significa una hazaña muy difícil de repetir y que debe valorarse en su justa medida. Independientemente de lo que suceda con Cristiano, Zidane, Bale, Benzema, o cualquier otro personaje del club, lo alcanzado por este grupo marca un hito dentro de la historia del balompié mundial.
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Dicen que las primeras partes siempre son lo mejor. Por eso volvimos a La Congeladora original. contacto: ricardo@lacongeladora.com

Copyright © 2018 LACEDD MEDIA.

To Top