Connect with us

Hi, what are you looking for?

Fútbol Internacional

La vispera de la gran Final en las calles de Buenos Aires

Por: Manolo Vargas

Era casi mediodía en Buenos Aires, me bajé del colectivo de la línea 29, ese que te lleva a Caminito, justo en la Av. San Patricios donde las calles se empiezan a teñir de azul y amarillo, me acerco a preguntar entre un tumulto de personas si ya ha terminado de practicar el Boca Juniors, la primera impresión del señor es comentarle a su hijo, “mirá nene, ese pibe es hijo de vosotros desde 2001”, evidentemente era a mí a quien se refería, quien en un intento de empatizar con la afición xeneize, les hice recordar la alegría de haberle ganado aquella Copa Libertadores a mi Cruz Azul.

Después de romper el hielo con una broma y de regalarle una sonrisa fingida, me comentó que ya, que los Tigres de la UANL se habían adueñado de la cancha principal del complejo Pedro Pompilio la famosa, “Casa Amarilla”.

Advertisement. Scroll to continue reading.

El frío era algo intenso, tenía unas ganas de ponerme mi sudadera de los Filis de Filadelfia hasta que recordé una cosa, en la Boca nadie puede traer una sudadera roja a menos que quiera ser visto como persona non grata en el barrio. Lo de menos era saber si ese equipo era de béisbol, futbol o basquetbol, porque el rojo no sólo significa que no apoyas al club, sino que haces referencia al archirrival, al River Plate, el rival de Tigres en la final de la Copa Bridgestone Libertadores 2015.

Las instalaciones del Club Atlético Boca Juniors son muy estrictas, difícilmente puede entrar alguien al complejo a ver los entrenamientos. No obstante de eso, la directiva felina consiguió el permiso para que integrantes de los Libres y Lokos que han hecho el viaje hasta acá, estuvieran alentando en el poco tiempo que los universitarios entrenando antes del partido más importante de las vidas de la mayoría de jugadores y sin lugar a dudas, de la institución.

Por su parte, la gente del barrio seguía en lo suyo, el caminar por las calles cerca de Barracas, uno de los barrios más pobres, al sur de la ciudad podría inspirar el miedo, el perder la punta a pocas fechas que termine el campeonato también lo es. Sin embargo, a las afueras de la calle Brandsen, ahí donde se inician los puestos de souvenirs, la gente sólo respira alegría por la buena nueva, el regreso de Carlos Tevez.

Advertisement. Scroll to continue reading.

La euforia de tener al “Apache” de vuelta en casa después de su recorrido por el futbol europeo no se ha hecho esperar. La camisola con el dorsal 10 se vende como choripán en cada esquina, las mantas de agradecimiento al presidente del club Daniel Angelici por la vuelta de Carlitos, llenan la avenida Dr. Del Valle Iberlucea que va, desde la puerta 12 hasta la puerta 3 del estadio Alberto J. Armando, conocido como la Bombonera.

Evidentemente, el paso de los “Millonarios” en la Libertadores no les genera un buen sentir en estos momentos, sin embargo los “bosteros” como son llamados los hinchas de Boca por la afición de River están conscientes que el plantel que traen los Tigres es más que para derrotar al cuadro que ellos escriben como RiBer, haciendo referencia al pasado y recién descenso que sufrieron los archirrivales y residentes del norte de la ciudad.

La gente dice que “El gallinero” como se hace llamar el Estadio Monumental de River en el barrio de Nuñez, no pesa lo suficiente para la calidad de jugadores que tienen los Tigres en sus filas y que sin lugar a dudas es la oportunidad de oro de vencer a las “gallinas” y ser el primer equipo mexicano en conseguir el torneo más importante de la Confederación Sudamericana a nivel de clubes.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Terminó la estancia de los Tigres en las instalaciones de Boca y mientras ellos se van a su hotel de concentración, regreso a tomar el 29 a la vuelta, teniendo como destino Avenida de Mayo, muy cerca de ahí, el conocido Obelisco que se ubica prácticamente como punto de encuentro en el centro de la ciudad. Empecé a ver a hinchas que caminaban con sus remeras del River, la ilusión, el deseo y necesidad de lograr una copa que no han conseguido desde 1996, cuando su ahora técnico Marcelo Gallardo junto a Hernán Crespo se alzaban con el título intercontinental. De ahí sólo se han dedicado a ver levantar cuatro veces el trofeo a los xeneizes, otra más a los Estudiantes de La Plata y una más al todavía campeón del año pasado, San Lorenzo de Almagro.

La seguridad y los gestos de los aficionados millonarios no es la de aquellos quienes conscientes que la final se define en su casa y con su gente, tendrían la certeza que está prácticamente en la bolsa. Las incorporaciones que tuvieron los regios, posterior al lapso de descanso que hubo tras la Copa América, provoca ciertas inquietudes al cuadro argentino. Dicho sea de paso, su cuadro que no le podría pedir nada a nadie, está lleno en puntos clave, del llamado “cementerio de los elefantes” (tomado como referencia de la mitología africana), donde Cavenaghi, Saviola y “Lucho” González, quien en algún momento figuraron incluso a nivel mundial, (principalmente el caso del conejo y lucho), hoy se encuentran como suplentes del cuadro de River. No obstante, el caso de Cavegol que acá en el torneo la ha estado “rompiendo” tendrá la oportunidad de iniciar debido a la baja de Rodrigo Mora.

Pero la inquietud de los aficionados no sólo es ver el potencial de su equipo sino cómo manejarán al cuadro de enfrente. La prensa ha elogiado mucho a Jonathan Maidana por haber controlado de principio a fin al delantero felino, al francés André-Pierre Gignac, sin embargo el posible y casi hecho que Javier Aquino y Jürgen Damm jueguen por las bandas es lo que no sólo preocupa a la zaga millonaria sino a sus hinchas que los respaldan.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Que quede claro, que esto no paraliza la ciudad, acá no se tiene que decidir si ir por uno o por otro porque clubes en Buenos Aires hay varios. Acá la estrategia de Tigres parece haber funcionado, no por sus contrataciones, pero el haberse entrenado con uno de los equipos más importantes en Argentina aunado con la rivalidad que existe, han hecho que al Barrio de Nuñez entren sólo 300 Libres y Lokos, pero por fuera habrá millones, de esos que disfrutan tanto una final como una cascarita en cada barrio de Capital Federal de la República Argentina que sin duda alguna estarán deseando que se la adjudique el llamado Incomparable de México.

[interaction id=”55c1520c59fbca2305de9423″]

Advertisement. Scroll to continue reading.
@lacongeladora
Written By

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Advertisement

Advertisement
Advertisement