Connect with us

Hi, what are you looking for?

Congeladora

Los orígenes del Pacto de Caballeros

Antes de 1943 – año en que se profesionalizó el futbol mexicano – los jugadores de los equipos se vestían de corto por amor al arte, los pagos eran raquíticos y ningún equipo garantizaba protegerlos de una posible lesión que no solamente los alejara de las canchas, también que les impidiera asistir a sus trabajos de tiempo completo, que la mayoría tenía en los negocios de los dueños de los clubes.

En 1936, durante el mandato de Lázaro Cárdenas se apoyó el derecho a huelga, las jornadas de ocho horas y la creación de diferentes sindicatos – todo esto con la finalidad de fortalecer en las urnas a su partido – , lo que llamó la atención de algunos jugadores del América, entre ellos a Rafael Navarro Corona.

Al ver los beneficios que estaban obteniendo trabajadores de otros ámbitos, decidieron poner sobre la mesa algunas exigencias a los directivos de su Club. En su libre Anecdotario del futbol mexicano, Carlos Calderón Cardoso documenta cuáles fueron esas exigencias: “un contrato colectivo que garantice los servicios de todos los jugadores por dos años, aceptación de la creación del Sindicato de Jugadores del Club América, un pago mensual justo que garantice la economía familiar, y que este pago sea por concepto de futbol y no como resultado de alianzas con el Departamento del Distrito Federal”. En ese momento el Jefe del Departamento del DF era muy devoto al Club y cuando iba bien el equipo remuneraba a los jugadores con algún trabajo.

Advertisement. Scroll to continue reading.

A tales exigencias, la Federación de Futbol y la Liga Mayor replicaron:

Los directivos resolvimos rechazar la solicitud por considerarla enteramente improcedente. El Club no podría echarse encima un compromiso como sería el hecho de firmar contratos con sus jugadores. Nosotros los miembros de la directiva, estamos en nuestros puestos por exclusivo amor y cariño al club, y por afición al deporte, y no podemos echarnos encima el peso de compromisos económicos que están desligados totalmente del aspecto deportivo…

La Liga Mayor respalda al Club América. Decidió apoyar en todo y por todo a la directiva del Club América en la determinación tomada con respecto al conflicto que le crearan a los jugadores de su primer equipo…[quienes no podrán actuar en] otro tim de la misma categoría aún cuando presenten su carta de retiro.

La medida adoptada por el América es definitiva; pero el caso es realmente lamentable. Y lo es porque los jugadores del primer equipo del Club de la muchachada (sic), han quebrantado aquella vieja tradición del amor y cariño a la camiseta…y se han puesto en un plan francamente mercantilista.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Entonces los jugadores del América con su carta de retiro, que era su carta de libertad para poderse ir a otro equipo y sin la posibilidad de llevarlo a cabo por el acuerdo que se realizó de no contratar a ningún jugador del América por su iniciativa calificada como “mercantilista”, se vieron obligados a regresar a jugar con el Club.

El Pacto de Caballeros fue creado con el nombre Pacto de Honor, lo que refleja que el cinismo por parte de los directivos no es nuevo, y sus aires de nobleza y decencia han estado ahí desde los tiempos en que este deporte era amateur.

Mollinedo_no_juega_por_pacto_de_honor_10Mollinedo no juega por pacto de honor 10.jpg diceimbre 1936

Advertisement. Scroll to continue reading.
Miguel Lapuente
Written By

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Advertisement

Advertisement
Advertisement