Congeladora

Una loca ilusión

Después de casi diez años de inestabilidad, la Selección mexicana busca una nueva identidad futbolística, una real, proveniente de un entrenador con prestigio, que no venga solamente a darle renombre a un equipo que es más de las televisoras y patrocinadores que de la gente.

Y es precisamente por eso, que luce imposible la llegada de Marcelo Bielsa a la Selección. La prioridad número uno de los que mueven los hilos en el futbol mexicano nunca ha sido mejorar la calidad deportiva del Tri o de la Liga. El negocio prevalece, a veces cínicamente, a veces cubierto de triunfos insignificantes, pero que cobran relevancia por la desesperanza que los antecede.

La semana pasada, José Ramón Fernández de Quevedo escribió en su columna la razón por la cual el entrenador argentino renunció al Athletic de Bilbao: una equivocación en la construcción del centro de entrenamiento del equipo. Para él fue una falta de respeto que el equipo apoyara al constructor antes que a su entrenador. “Técnicos como Bielsa jamás triunfarán dirigiendo a la Selección porque a lo que él llama seriedad, para ellos son locuras”, concluyó.

Las ganas de que llegue el argentino a México están más que justificadas, pero el hipotético proyecto, con las formas de trabajar en México, el historial que existe, luce solamente como una loca ilusión, una pronta obsesiva aspiración a renovar el modelo futbolístico, sin darse cuenta que para eso tiene que cambiar el modelo económico.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top