in , ,

Análisis sobre el tema De Gea

Lo sucedido en las negociaciones por el portero David de Gea entre el Real Madrid y Manchester United, tiene como precedente el infructuoso fichaje de Bryan Ruiz al Levante, la pasada temporada. Sin embargo, la trascendencia de lo ocurrido el día de ayer tendrá mucho más repercusiones en los personajes involucrados.

Durante todo el verano se había hablado sobre el fichaje del guardameta español, otro galáctico del gusto de Florentino que viniera a maquillar la cuestionada – por las formas – salida de Iker Casillas. De Gea era la carta más importante de este verano escaso de fichajes mediáticos, era una apuesta al futuro: tener en las filas al próximo portero titular de la Selección española.

En el momento que el Real Madrid fichó a Kiko Casilla, se pudo inferir que el que saldría de la institución ante la posible llegada del ex jugador del Atlético de Madrid, sería Keylor Navas, pero su titularidad y confianza otorgada por Rafa Benítez complicó las cosas en la opinión pública y el Bernabéu, que llegó a corear el nombre del costarricense en medio de la incertidumbre de su futuro.

El factor Van Gaal

El holandés, conocido por su áspero carácter y reciente convicción para impedir el fichaje del guardameta al Real Madrid, fungió un rol muy relevante en este culebrón al presionar directamente a De Gea y también al Real Madrid a través del hipotético fichaje de Sergio Ramos, que finalmente no se realizó, y eso lo hizo enfadar aún más.

En el momento en que Van Gaal decidió no convocar a David a los últimos partidos del United, el Madrid también se vio afectado por el mensaje que eso le transmitía a la gente: Las consecuencias que tenga De Gea en el United serán culpa del equipo blanco por haberlo alborotado. Se encontraron más comprometidos que nunca.

Mientras todo esto pasaba, Keylor se afianzaba más en la portería merengue y en el gusto de la afición.

Llegó el cierre de transferencias, se publicó en medios españoles e ingleses que la contratación de De Gea por el Real Madrid era inminente, así como el de Keylor Navas al Manchester United. Transcurrieron las horas y no se oficializaba, hasta que se dio a conocer que no se había registrado a tiempo la carta del español ante la LFP, y las transacciones se habían frustrado.

El Madrid culpó al Manchester, el Manchester culpó al Madrid. El equipo merengue fue el primero en hacer público el primer comunicado dando conocimiento de los hechos, responsabilizando al otro bando. El Manchester United contestó con otro comunicado, argumentando que había sido responsabilidad del Real Madrid, que ellos durante todo el verano no se habían planteado vender a De Gea y que apenas ayer habían recibido la primera oferta formal.

Queda claro que es la palabra de ambos clubes la que está en juego, que aún así, no podremos saber quién tiene la razón hasta que no se presenten documentos que evidencien los argumentos que presentaron el día de hoy. La figura de Florentino queda dañada, el presidente omnipotente cuando se trata de fichajes, quedó evidenciado. Los jugadores, por su parte, David y Keylor, resultan afectados por la incomodidad del caso, la vergüenza que deja un caso tan ridículo.

What do you think?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

GIPHY App Key not set. Please check settings

La Premier League rompe el mercado

Reestructuración en el Calcio