in , ,

En busca del próximo culpable

La era de Jorge Vergara como dueño de las Chivas se caracteriza por la constante rotación de técnicos con la excusa de buscar soluciones inmediatas, y cuando hacemos un repaso del historial de técnicos que han llegado al banquillo rojiblanco y revisamos sus logros, llegamos a la conclusión que Vergara hace mucho que dejó de buscar soluciones para designar próximos culpables de una crisis que él ha causado y seguirá causando.

El problema del descenso en el que hoy se ven inmiscuidos proviene del despojo de una ideología institucional, por la improvisación de proyectos efímeros y su mala ejecución. Y a todo esto se le suma la demagogia utilizada para poner más presión en los jugadores y cuerpo técnico al asegurar que Chivas tiene el equipo para campeonar cada torneo.

Mucho se habló de la influencia de Angélica Fuentes en el equipo y las decisiones que tomaba, pero con la salida del Chepo, todo indica a que si no es Angélica, es siempre otra persona la que se involucra con recomendaciones que acaban fomentando la rotación de técnicos.

El poderío económico de un equipo como Chivas dentro del futbol mexicano lo obliga a formar una plantilla más competitiva con fichajes importantes que se sumen a un proyecto de formación de jóvenes, e ir estableciendo una ideología futbolística, o mas bien, reestablecer el tradicional estilo del equipo, que hoy en día está perdido, arrumbado en una pila de ex ténicos, ex directivos y ex jugadores.

Es triste ver al único equipo que juega con un plantel lleno de jugadores mexicanos en estas circunstancias, pero es que se ha olvidado que una tradición como ésta conlleva una planeación bien ejecutada, continuidad y confianza en las personas que trabajan en la cancha. Néstor y Chepo conocen las entrañas de la institución, conocen el futbol mexicano y no se me viene a la cabeza otro equipo de trabajo que esté mejor capacitado para sacar a flote a las Chivas. El problema es la necedad de tratar arreglar los problemas rotando a los cuerpos técnicos.

El pasado torneo con el Chepo las Chivas no sólo no descendieron, sino que llegaron a Semifinales, algo que no hacían desde el Clausura 2011, cuando perdieron contra los que serían los campeones: los Pumas de Memo Vázquez. Esta temporada el error ha sido la reducción de jugadores experimentados en la plantilla y la misteriosa razón de las lesiones que han sufrido muchos de los jugadores más importantes, por lo que culpar el estilo de juego del Chepo es absurdo cuando por fin se estaban formando uno.

Jorge Vergara debe darse cuenta que ya no está buscando soluciones, sino culpables, mientras se niega a aceptar su responsabilidad a través de discursos demagógicos…y ridículos.

 

Foto de Gerardo Villareal.

What do you think?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Lo que dejo la jornada 8

El retorno de ‘La Orejona’: Comienza la guerra rumbo a Milán