in ,

El milagro llamado Muster

POR: ALFREDO RAMÍREZ

En pleno ascenso de su carrera, Thomas Muster recibió en 1989 un duro golpe que lo puso al borde del retiro de las canchas.

Pasaban escasos minutos de la medianoche del 1 de abril de 1989, cuando Muster, tras grabar una entrevista para la televisión austriaca, abandonaba el National Center de Cayo Vizcaíno, Florida.

Acababa de derrotar a Yannick Noah en las Semifinales del Abierto de Miami y así alcanzaba su primera Final en un torneo de dos semanas de duración y un cuadro abierto a 128 jugadores, en la que enfrentaría a Ivan Lendl.

Su noche más feliz acabó en tragedia. Mientras recogía la bolsa de la cajuela de su vehículo, un conductor en estado de ebriedad lo atropelló a toda velocidad en un área limitada a 30 kilómetros por hora.

No hubo tiempo para reaccionar. Un violento choque acabó con Muster, que fue a parar bajo la carrocería de su propio coche. Los ligamentos de la rodilla izquierda fueron segados de golpe, y su cuerpo presentaba múltiples magulladuras.

Apenas con 22 años de edad y cinco títulos en sus manos, Muster estaba despegando y se esperaba que ese año diera el salto en los torneos grandes, pero esta tragedia lo puso al borde del retiro.

No obstante, Muster salió adelante, y para sorpresa de todos a los seis meses ya estaba de regreso a los torneos después de una rehabilitación que incluyó golpear la pelota desde una silla de ruedas que se mandó hacer.

En ese momento nació el que luego sería popularizado como ‘Musterminator’. Esa perseverancia sería la clave de su carrera.

Su estilo de juego demoledor desde el fondo de la cancha con una potencia física privilegiada lo fue transformando en una máquina de jugar en canchas de arcilla y luego se ganó con todo derecho el apodo del “Rey de la Arcilla”, título que 20 años después tomó Rafael Nadal.

Sus mejores hazañas fueron entre 1995 y 1996. En ese primer año ganó 12 títulos en 14 Finales y estableció una racha de 40 victorias consecutivas en arcilla, que actualmente es la tercera más larga.

Además, consiguió su trofeo más preciado, al ganar Roland Garros, tras vencer a Michael Chang en la Final. Al año siguiente ganó siete certámenes y alcanzó el otro logro que todo tenista anhela: ser número uno del mundo.

Entre esos años su récord en arcilla fue de 111-5, siendo la mejor marca de dos años en la Era Abierta hasta ese momento.

Se retiró en 1999 con 44 títulos, de los cuales 40 fueron en canchas de arcilla, dejando un legado de carácter y fortaleza en una cancha de tenis.

Muster ahora es parte del Champions Tour y a partir del jueves jugará el Abierto GNP Seguros en Monterrey, junto al croata Goran Ivanisevic, el francés Fabrice Santoro, el británico Greg Rusedski y los mexicanos Leo Lavalle y Eduardo Vélez.

What do you think?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

GIPHY App Key not set. Please check settings

FIFA 18 ULTIMATE TEAM ONES TO WATCH

Directivos recibieron amenazas para aceptar oferta de Televisa