in ,

Cibeles no descansa

Por: Alonso Montenegro

            Sin duda alguna, una noche mágica de Champions fue vivida el día tres de junio de 2017, una arrolladora victoria de un club que a base de billetazos ha formado su plantilla con los mejores futbolistas que adornan el balompié mundial.

El Real Madrid comandado por Zidane ha logrado algo magnífico. Desde su llegada, los blancos han logrado un título de liga, dos UEFA Champions League y un mundial de clubes, sin mencionar otras distinciones a nivel Europa o estadísticos como máximo de partidos sin perder. Un técnico ampliamente criticado por su falta de experiencia en el máximo circuito y ser relevo de nombres como José Mourinho, Carlo Ancelotti o Rafael Benítez, por mencionar algunos. Zizou logró lo que todo aficionado del Madrid deseaba, sucumbir al Barcelona un torneo y dejar limpia de colores blaugranas la Fuente de Canaletas una temporada.

Los pupilos del técnico francés funcionaron en Cardiff como un reloj suizo, sobre todo en la segunda mitad del cotejo, un Keylor Navas poco exigido por la fuerte ofensiva de la Juve, que a pesar de la derrota, lograron una hermosa pintura a través de los pies de Mario Mandzukic, la saga del Madrid bien planteada anulando casi todos los intentos ofensivos del rival, una media que llevaba un surtido repertorio de creación de jugadas y una delantera letal, logrando anotar cuatro de cinco oportunidades con dirección a gol.

El futbol desempeñado por el comandante en la final de la Champions tiene pocos puntos de comparación, logró un doblete y por fin pudo brillar en una final, lo cual muchos detractores utilizaban contra él. Bicho fue simplemente historia de otro mundo, Cristiano Ronaldo a mí parecer ya reunió los suficientes méritos para empatar al fenómeno argentino en enero de 2018 cuando se celebre el Balón de Oro.

Gianluigi Buffon, a sus 39 años de edadse queda una vez más en el segundo lugar en manos de una potencia española. Su enorme calidad como guardameta y líder del equipo no fueron suficientes para detener a la aplanadora de Madrid, el arquero italiano por trayectoria, representación e identidad de colores, merecía más que una tremenda goleada, merecía elevarse en todo lo alto del Millennium, la historia le debía una orejona, sin embargo, Madrid. El futbol no es una arena de justicias.

La final de ayer, ¿fue el cierre de una enorme temporada regular o el inicio de gran futbol en el verano? Usted decide como verlo mi querido lector, se aproxima la Copa Oro y Confederaciones principalmente, disfrutemos del futbol y atoremos en nuestras gargantas la necesidad insaciable de gritar la máxima alegría del balompié, el gol.

E-mail: alonsommtz@gmail.com

Twitter: @alonsommtz

What do you think?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Sergio Ramos: ‘Tenemos una cita con la historia’

El Bernabéu pide el Balón de Oro para Cristiano