in

Jamaica y el regreso a la raíces

Por Rodrigo Ledesma

Hace dos años Jamaica dio un golpe utópico a su historia futbolística, la cual carece de logros y presume como máximo una clasificación al mundial de Francia 1998. Además, los caribeños se convirtieron en el primer país caribeño en alcanzar la final de la Copa Oro.

Ahora los “reggae boyz” repiten la hazaña con el sueño de alzar el trofeo, pero detrás de esta situación existe una historia de altibajos.

En el 2013 el germano Winfried Schäfer tomó las riendas del equipo caribeño. Schäfer tenía la experiencia de haber dirigido a las selecciones de Camerún y Tailandia, además de incursionar el futbol de Azerbaiyán con el Bakú F.C.

Durante la gestión del alemán, Jamaica consumó en el 2014 su sexta Copa del Caribe, organizada cada dos años por Unión Caribeña de Fútbol (CFU, por sus siglas en ingés), ante Trinidad y Tobago.

Luego llegó a la mencionada final del 2015 contra México, pero antes venció al siempre anfitrión de tal justa, Estados Unidos; Darren Mathocks y Giles Barnes se consagraron como los históricos jugadores que rompieron el paradigma del dominio México-Norteamericano en este torneo.

Aquel 26 de julio de 2015 perdieron contra México 3-1, pero el destino les auguraba un gran camino que ilusionaba, o eso se creía en las esferas de los aficionados y del ámbito periodístico.

En septiembre de ese mismo año, llegaron las eliminatorias rumbo al Mundial 2018; en la fase 3 pasaron con dificultades sobre Nicaragua con global de 4-3 en duelo eliminatorio de ida y vuelta, luego llegó la fase de grupos en donde ganaron un encuentro contra Haití, empataron otro contra Costa Rica y perdieron cuatro.

Jamaica no ingresó al Hexagonal y además tuvo insignificantes participaciones en las Copas Américas del 2015 y 2016. Schäfer, se fue sin gloria pero dejó una huella…

Para enderezar el camino, los federativos jamaiquinos eligieron a un viejo conocido que conoce la esencia de su balompié, Theodore “Tappa” Whitmore, ex mediocampista del seleccionado jamaicano.

Whitmore apostó retomar las virtudes atléticas y de velocidad que caracterizan a los jamaiquinos, combinándolas con la organización del medio campo y la defensa que construyó Schäfer. “Tappa” convocó a jóvenes y veteranos que juegan en la MLS y en la liga local, seleccionando sólo a un “europeo”, una combinación que dio frutos.

Prueba de ello fue que primeramente Jamaica consiguió la final de la Copa del Caribe 2017 en la cual sucumbieron 2-1 ante Curazao.

Ya en la justa de oro, Jamaica tuvo la mejor defensa del torneo y su porcentaje de posesión del balón fue el segundo más alto, después de Estados Unidos.

Los  “reggae boyz” volvieron sin el trofeo a sus vitrinas pero cada vez se acercan más a los denominados “grandes” de la Concacaf. Si en el proceso hubo caídas en los resultados, éstos han obtenido aprendizajes certeros que han forjado un camino que parece prometedor.

What do you think?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Yo quiero ver a mi equipo

Nueva liga, nuevos retos