Liga MX femenil: la cancha también es de nosotras

Puede que te interese

¿Qué juegos son eSports?

El concepto de eSport se utiliza para referirse a las competiciones de videojuegos organizadas a nivel profesional. En este ámbito hay que considerar qué...

Una mirada a FIFA 21: ¿Vale la pena el nuevo juego de EA Sports?

El nuevo juego de la franquicia FIFA continúa la tradición de producir grandes partidos de fútbol este año. FIFA 20 introdujo nuevos modos de...

eLiga MX Buena idea, mala ejecución

Ayer terminó la primera edición de la eLigaMX y pocos se enteraron. ¿Por qué el evento empezó muy bien y con el paso de...

Los eSports y una oportunidad para despegar en la industria

Los eventos de eSports están recibiendo un gran aumento en audiencia ahora que los deportes tradicionales están en pausa. Esta puede ser una oportunidad para...

Por: Sofía Lozano

A mis 10 años ya era una rayada apasionada, que se vestía de albiazul cada sábado y domingo sin importar el resultado de mi equipo en la jornada. Mi amor por la camiseta me enfrentó con señores cruzazulinos, americanistas y laguneros que se sentaban cerca de mí en el Estadio Tecnológico y se sentían con la libertad de ofender a la pandilla en su propia casa; también casi logro el odio de mi hermana, quien por meses me escuchó cada noche antes de dormir repasar el nombre y número de la plantilla completa para asegurarme que ya conocía a todos en la cancha. El futbol, sin importar mi sexo y género, me ha hecho disfrutar, enojar, gritar, llorar, reír y festejar en incontables ocasiones; me ha hecho resistir distintos climas y temperaturas a cambio de 90 minutos lejos de la rutina.

Mi padre, fue quien me acercó al balompié, de él herede mi pasión por los rayados y mi amor por el deporte más popular del mundo. Se supone que el futbol es el deporte de las masas pero me tomó 10 años darme cuenta que, como mujer, soy la minoría de tal “masa” y que en cierta forma no pertenecía a la hinchada en la tribuna.

Las masas son miles de ellos y unas cuantas de nosotras. El futbol – y en general los deportes – es un mundo dominado por ellos y planeado para ellos. La mayoría de la afición, las figuras, los periodistas deportivos, los entrenadores, sus cuerpos técnicos, los árbitros, los médicos, los dirigentes de los clubes y líderes de organizaciones del mundo del futbol son un montón de él, él y más él. El deporte de las masas excluye a las mujeres.

Como aficionada es difícil interesarte en el juego cuando no logras identificarte con alguien en la cancha, ni sentirte representada en un panel de analistas de un programa deportivo. Te resulta incómodo estar en el estadio cuando ves como los hombres se decantan por las mujeres convertidas en porristas y vestidas de edecanes, y se sienten con el derecho de observar y gritarle a esos cuerpos ajenos que caminan por la cancha o por la grada mientras buscan un asiento para disfrutar el juego.

Como jugadora –amateur o profesional- también es difícil acercarte y desenvolverte a un campo en el que sientes que no perteneces, pues has crecido pensando que tu cuerpo es frágil y que un balón puede lastimarte. No es fácil seguir jugando cuando esto te lleva a ser señalada y estereotipada como la “ruda” “marimacha” “intensa”, es casi imposible insistir cuando tu mamá ya te ha dicho que ese juego no es para niñas y que de este no vive una mujer.

Hasta ahora ser aficionada o jugadora del futbol mexicano ha significado no pertenecer enteramente a este deporte, ser una observadora externa del juego de los hombres. La creación de la Liga Mx Femenil no solo es lo más justo sino lo necesario, es un paso a la igualdad y a una mayor representación de las mujeres en el deporte más importante del país y del mundo. Es aspirar a que se transmitan más partidos femeniles y es soñar con que un día desparezcan las mujeres en poca ropa en las contraportadas de los periódicos deportivos y aparezcan como atletas gloriosas en la primera plana. Es acercarnos al talento de muchas mujeres y regalarnos más figuras como la de Marigol. Es darle la oportunidad a una niña que ya juega con un balón de encontrar a una heroína que sí se parece a ella. Es permitir que el futbol y los estadios sí sean de todos y de todas, es romper con la tradición y desafiar el “siempre” y lo “natural” del juego; después de todo las masas son un montón de individuos con cuerpos y vidas diferentes pero unidas por una misma pasión.

Una liga de futbol femenil en México es permitir que las niñas y mujeres mexicanas se apropien del espacio en el campo, en el que se les ha negado a jugar en igualdad. Es enseñarnos que una cancha y un balón también pueden ser dominados por el otro sexo y recordarnos que después de todo el futbol no tiene género.

Más Contenido

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Lo más Nuevo

Film Room: ¿Quién es el quarterback #2 en el draft, Justin Fields o Zach Wilson?

Por: Federico Compañ. Twitter: @FedeCompan Youtube: Federico Compañ Facebook: Analistas NFL Patreon: Federico Compañ En el video hago un ligero "scouting report" sobre dos de los prospectos más interesantes...

Debacle rojiblanca

Hace justamente una semana el cuadro de la capital gozaba de un primer puesto, por encima de Madrid (a 6 puntos con un partido...

Resumen Necaxa v Rayados Guardianes 2021

Resumen Necaxa v Rayados de Monterrey Jornada 7 Guardianes 2021 El equipo del Vasco Aguirre hilvana su segundo partido consecutivo sin poder ganar y empieza...

MLB en Español ESPN Disfruta de una nueva temporada

Las nueve entradas y los corredores en la segunda base regresarán al diamante en la MLB en Español Espn. El 2021 ha alcanzado su...

Liga MX Trofeo que ha cambiado con los años positivamente

El Sistema de la Liga Mexicana de Fútbol es también conocido como la Liga MX Trofeo, está organizado una federación especializada. La Federación Mexicana...