in ,

Miguel Cabrera y una temporada reconfortante

Miguel Cabrera tuvo una temporada reconfortante en 2020

Miguel Cabrera nos tenía acostumbrados a gozar de sus magníficas campañas llenas de marcas y logros, sin embargo, las lesiones llegaron y comenzaron a molestar frecuentemente al maracayero. El sobrepeso y la edad llevaron a muchos fanáticos a concluir que estábamos viendo “lo último” de él, ya lo estaban retirando.

Miggy, de 37 años de edad, demostró esta temporada que todavía le queda gasolina y que está listo para seguir haciendo historia en la gran carpa.

La reconfortante temporada del venezolano comenzó cuando se reportó a los campos de entrenamiento con unos cuantos kilos menos. Inmediatamente captó toda la atención, debido a que no se le veía en tan buena forma física desde hace al menos cuatro años.

Era notable que había mejorado mucho su alimentación en el invierno y que había estado trabajando porque, como él mismo lo dijo, estaba inconforme y molesto por los números que dejó en 2019.

En el comienzo del spring training nos dimos cuenta que la cosa iba en serio cuando Cabrera conectó par de cuadrangulares ante nada más y nada menos que Gerrit Cole. Fue entonces cuando los fanáticos comenzaron a ilusionarse con el regreso del Tigre Mayor.

Comenzó la temporada de manera extraña, bateando apenas de 30-4 pero con tres jonrones y pegándole bien a la bola, aunque ponchándose 10 veces.

Al llegar agosto, él pareció tener un poco más de suerte (si es que la suerte existe en el béisbol) y comenzaron a caerle los batazos en los lugares adecuados del terreno, culminó dicho mes con .279 de promedio, dos cuadrangulares, 16 carreras empujadas y solo se ponchó 13 veces en 100 apariciones al plato, una gran mejoría excepto por los batazos de vuelta completa.

Recordando los viejos tiempos

Desde el 23 de agosto al 6 de septiembre estableció una racha de 13 juegos consecutivos conectando al menos un imparable, nos hizo recordar aquellos momentos cuando era una regadera de batazos.

Miguel Cabrera finalizó la temporada de manera sólida, causando buenas sensaciones y dejándonos con ganas de ver más de sus hitos y hazañas, en los últimos 14 juegos bateó .308, la desapareció en las gradas cinco veces y remolcó 13 rayitas.

Sus números finales en la temporada atípica del 2020 fueron: .250 de promedio, con 10 jonrones y 35 impulsadas. Lo que significa que, si Miggy hubiese jugado 150 partidos, pudo haber terminado aproximadamente con 26 jonrones y 92 remolcadas, eso haciendo una simple regla de tres.

Cabrera ahora se encuentra en el puesto número 46 de todos los tiempos en hits con 2866, en la plaza 22 de dobletes con 581, en el puesto 30 de cuadrangulares con 487 y en el lugar 24 de RBI con 1729.

Miguel Cabrera quiere pertenecer a un selecto grupo de estrellas

Por si fuera poco, el criollo va rumbo a convertirse en el séptimo jugador de toda la historia de las mayores en conectar 3000 incogibles y 500 vuelacercas. Un club al que pertenecen nada más y nada menos que Hank Aaron, Willie Mays, Rafael Palmeiro, Eddie Murray, Alex Rodríguez y Albert Pujols.

Para concluir, Miguel Cabrera no tuvo un año grandioso ni nada parecido, pero lo que sí es grandioso y espectacular es que con cada batazo que da escribe su nombre en los libros de historia y se va consagrando cada vez más como uno de los mejores bateadores de la historia.

Crédito imagen principal: MLB

Escrito por: Roberth Pérez | @roberthEperez17

What do you think?

Retrospectiva 20/20: Josh Allen y Jared Goff se merecen una disculpa.

Retrospectiva 20/20: Cómo Bill Belichick es el único ser humano que le puede dar dolores de cabeza a Patrick Mahomes.