in ,

Acaso Kliff Kingsbury está en PELIGRO de perder su trabajo si los Cardinals no llegan a los Playoffs en 2021.

The Ringer, photo.

Por: Federico Compañ.

Twitter: @FedeCompan

YouTube: Federico Compañ

Facebook: Analistas NFL

Tik Tok: Federico Compañ Film Room

Patreon: Federico Compañ

Un pensamiento que he tenido constantemente, y que creo muchos comparten es que Kliff Kingsbury se está jugando su trabajo en la próxima temporada. Kingsbury en el Big 12 siempre comandó equipos mediocres en Texas Tech razón por la cual fue despedido en diciembre del 2018. Aceptó el trabajo de coordinador ofensivo en USC para luego renunciar y aceptar el puesto de head coach con los Cardinals.

Aunque su récord como head coach no es para nada impresionante Kingsbury siempre ha sido conocido por se una brillante mente ofensiva y ser uno de los mejores pupilos de Mike Leach que junto con Hal Mumme a mediados de los 90’s crearon la ofensiva Air Raid que es bastante exitosa en college. Los Cardinals después de una temporada putrefacta en ofensiva pensaron que Kingsbury podía cambiar la situación y desarrollar a Josh Rosen.

Obviamente todos sabemos que Kingsbury terminó tomando a Kyler Murray, debido a que Murray había corrido el sistema del Air Raid bajo Lincoln Riley en Oklahoma. Después de dos años, la ofensiva ha mejorado bastante, el equipo en general ha mejorado la cantidad de talento, Murray ha probado ser un QB franquicia y los Cards son contendientes a los playoffs. Entonces suena raro pensar que Kingsbury se está jugando el puesto, pero después de estudiar un poco a la ofensiva de Arizona, me atrevería a decir que creo que Kingsbury los está limitando un poco a dar ese siguiente paso.

La falta de una base ofensiva en la unidad de Kingsbury.

Ahora si mi análisis no es incorrecto (que claro me puedo equivocar) todos los problemas son corregibles en cierto punto, así que no es una situación donde la única opción sea deshacerse de Kingsbury. Los últimos dos meses estuve leyendo un libro del coach Cody Alexander “Hybrids: The Making of a Modern Defense” en el libro relata lo importante que es para un coordinador defensivo el ser múltiple y tener varios frentes en los cuales los jugadores puedan cambiar con fluidez al igual que con coberturas, en los capítulos finales como quiera, menciona lo importante que es tener una defensiva base y de ahí partir a todos los cambios.

Tener una base es fundamental no solo en defensiva sino que también en ofensiva. Kingsbury es una mente muy creativa y tiene buenos diseños de jugada, además de que ha hecho un juego terrestre efectivo de personal 10, cosa que me parece muy interesante. Pero su problema es que no veo coherencia a la selección de jugadas de Arizona, parece que solo manda jugadas por mandar. Ted Nguyen de The Athletic menciona como Sean McVay parte de su base el outside zone run, cuando las defensivas se comprometen a detener el outside zone, empieza a jugar boot action, cuando las defensivas se enfocan en el boot action, manda leaks. Kingsbury no tiene eso.

La mala ejecución de la ofensiva de Arizona.

Los Cardinals no tienen un “bread and butter”, sí puedes decir qué “mesh” y “Y Cross” lo corren mucho y son Staples del Air Raid desde su creación, pero no los veo como su base. Si ves a la ofensiva de Tennessee también parte del outside zone, en repetidas ocasiones inclusive en un artículo que hice sobre la llegada de Julio Jones hace dos meses, digo que el sistema de Tennessee no es variado, pero la ejecución de los conceptos es impecable

Muchas veces nada le gana a una buena ejecución. Ese es otro problema que identifico en Arizona, muchas veces parece que Murray y sus receptores no están en la misma página y no ejecutan del todo bien las jugadas. 

Ahora la verdad no se a que se deba el problema de falta de ejecución, pero también recae en los coaches, cuando receptor y QB no están en la misma página de manera seguida. La comunicación de la línea ofensiva no es la mejor por la que muchas veces simples “stunts, “twists” y “games” pueden afectar enormemente el esquema de bloqueo, al no comunicarse adecuadamente y el no identificar y pasar las asignaciones de manera correcta. Quizás el problema de la línea no fue tan notorio por la habilidad de correr que tiene Murray.

Conclusión.

A eso hay que sumarle las cuestionables decisiones que Kingsbury ha tomado en cuestión de “clock management”. Como dije al principio es raro pensar que un coach que encontró al QB franquicia, que los ha hecho contendientes a playoffs, pueda estar en peligro de perder su puesto, pero si Arizona no llega  a los playoffs en este año, no me sorprendería que Kingsbury fuera despedido.

Si eres fan de los Cardinals, te recomiendo mi film room sobre Zaven Collins. Click aquí.

Mi último film room sobre Tua Tagovailoa. Click aquí.

Mi último short video en YouTube explicando que es una “simulated pressure”. Click aquí.

What do you think?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Héctor Altamirano dejó de ser técnico de Gallos de Querétaro

Triple fecha para Checo Pérez en la F1