in

Afirmación de la incongruencia

La decisión de destituir a Carlo Ancelotti reafirma una vez más que el Real Madrid es un equipo incapaz de fomentar proyectos a largo plazo por cuestiones mediáticas, por una necesidad de renovación que genere nuevas expectativas y se refleje en las arcas de la institución.

Esto ha causado un desarraigo del equipo con una filosofía que se concibe muy lejana y su imagen exhibe a un equipo ávido de vender a través de contrataciones galácticas: ilusiones muy longevas, que cuando se hacen realidad, el que menos crédito tiene es el entrenador.

Injustificadamente, Florentino despidió al técnico responsable de la novena, Vicente del Bosque y hoy se oficializó la salida del técnico ganador de una décima, que representó una obsesión durante doce años al madridismo.

Para esta temporada, Carletto tuvo que trabajar con una plantilla desnivelada: demasiados mediaspuntas para un equipo con dos contenciones como Khedira e Illarramendi y un tridente ofensivo, donde tu delanterocentro hacía las funciones de un “10”. Buscarle acomodo a un equipo con estas características es un reto complicadísmo y Ancelotti, sin emitir queja alguna, encontró un funcionamiento efectivo y vistoso, y convenció a jugadores como James, Isco y Kroos de jugar en posiciones de mucho sacrificio, haciendo funciones muy distintas a las que estaban acostumbrados en sus anteriores equipos.

En el manejo de una plantilla repleta de estrellas, egos y caprichos, el mejor argumento para elogiar su trabajo son los mensajes de apoyo que recibió de sus jugadores. Situación muy distinta a la de Mourinho, quien salió del Real Madrid envuelto en problemas hasta con Cristiano Ronaldo, su compatriota que con sus goles ayudó a que Mou consiguiera sus tres títulos (Copa, Liga y Supercopa de España).

En la conferencia de prensa del día de hoy, el presidente se veía desencajado, nervioso, como si estuviera consciente de la irracional decisión que había tomado, dando un mensaje demagógico y sin argumento alguno: “Necesitamos un impulso”. Excelente frase para un coleccionador de entrenadores y vendedor de ilusiones inconclusas si medimos la cantidad de títulos continentales y de Liga que ha ganado el Real Madrid en los últimos siete años: dos.

Al ser cuestionado sobre los muchos técnicos que han dejado la institución con él como Presidente, Florentino se refirió a otros equipos grandes de Europa que han cambiado constantemente a técnicos y que continúan siendo referentes en sus ligas, Europa e internacionalmente, exhibiendo su poca intención de darle una filosofía deportiva e institucional a un equipo, que por su historia, merece más que fichajes galácticos, portadas de periódicos y ventas de camisetas.

Afectado por una ideología que da más relevancia a la comercialización y mercadotecnia, el Real Madrid ha perdido mística, personalidad e identidad, pero ha ganado Likes y Followers. Hoy en día, ¿Qué más les importa?

What do you think?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Florentino despide a Ancelotti

Pogba desea jugar en España